Posts Tagged ‘Tele-Espe’

Aguirre contra los sindicatos

Lunes, septiembre 13th, 2010

Mañana tendrá lugar la primera jornada del último debate sobre el estado de la Región  de la legislatura, que dará comienzo al curso político en Madrid.

El estado -real- de la región, a pesar de algún informe pagado por la Comunidad de Madrid y convenientemente sacado de la chistera en los días previos a la confrontación parlamentaria, corresponde al desgobierno, la privatización y el deterioro de los servicios públicos, a una región en la que se invierte más en educación privada que en la pública, al avance de los negocios de unos cuantos frente al retroceso de la calidad en el disfrute de los derechos de todos, al abandono de las políticas sociales y de la inversión en Universidad y en muchas otras parcelas de capital importancia . El paro (que ha crecido más que la media nacional) también es un problema lacerante, especialmente para los jóvenes de la región.

Frente a este panorama: la complacencia del referido informe del CES -organismo que depende de la Comunidad- y las palmaditas en la espalda entre Beteta y Aguirre. Frente a este panorama… cabría esperar medidas económicas y anuncios importantes sobre el plan a seguir, sobre todo de cara al debate más importante del año en la Asamblea Regional. Pues parece que no.

De momento, según leemos hoy en la prensa amiga, la propuesta estrella de Aguirre para este Debate y para sacar a esta región de la situación en la que se encuentra, en buena medida  por el gobierno neoliberal y la desaforada política inmobiliaria especulativa de Esperanza Aguirre, consiste en una reducción del número de liberados sindicales.

La relación de Aguirre con la demagogia apunta a la sinonimia, cada vez es más estrecha.

Experta en desviar la atención, en manejar la agenda política y en emprender causas generales, Aguirre parece responsabilizar a los sindicalistas de la situación económica por la que atraviesa la Comunidad de Madrid y los sitúa en el centro del debate olvidándose de los principales problemas de los madrileños.  El problema no es lo que “cuesten” los sindicalistas (la seña Aguirre gasta mucho más en publicidad institucional y en autobombo, descontando del cálculo a Telemadrid). El problema es lo que representan.

Los muy criticados, los muy denostados sindicalistas son los primeros en dar la cara al lado de los ciudadanos por la calidad de los servicios públicos y por los derechos sociales. Y hago esta defensa del sindicalismo semanas antes de que las dos centrales mayoritarias convoquen una huelga general contra mi partido. Porque sé de la importancia de los sindicatos y porque sé que sin ellos, sin una lucha más que centenaria y muchas veces teñida de sangre, de cárcel o exilio, nuestra Comunidad y nuestro país se asemejarían mucho a la jungla distópica que pretende el neoliberalismo.

La Justicia da la razón al doctor Luis Montes

Miércoles, febrero 17th, 2010

El calvario del doctor Luis Montes y su equipo comenzó en 2005 a raíz de una denuncia anónima a la que dieron cuerda  todos los altavoces  de la carcundia política, religiosa y mediática.

El Mundo, ABC, La Razón, TeleMadrid, la COPE, la Presidenta regional y su entonces consejero de Sanidad, todos ellos llamaron asesinos a los médicos del servicio de cuidados paliativos del Hospital Severo Ochoa. Todos deberían pagar por sus injuriosas declaraciones, todos deberían pagar por haber truncado la carrera profesional de muchas personas comprometidas con su trabajo, con su Hospital y con sus pacientes.

No hubo mala-praxis médica, no hubo nada fuera de lo normal, nada en contra de la voluntad expresa de los pacientes y de los familiares (más bien todo lo contrario).

La mala práxis fue política, fue la de este gobierno regional empeñado en meter curas en hospitales y en colarnos la moralina de los clavos y las cruces hasta en la sopa. Un gobierno regional que trató de desacreditar la sanidad pública por medio de sus profesionales, comparándolos -sin pruebas, con mentiras y a raíz de una denuncia anónima- con matarifes sin estómago.

La Justicia pone en su sitio -en el de los calumniadores, en el de los difamadores y el de los pésimos profesionales- a Jimenez Losantos, Isabel Sansebastian y López Schlichting.

¿Y qué hay de Aguirre? Ni ha pedido ni pedirá perdón. Ese no es su estilo. Expulsó a un grupo de médicos molestos (sorprende, o en realidad no, que algunos de ellos fueran sindicalistas y personas políticamente comprometidas con la buena marcha de los servicios públicos madrileños) para meter a sus dóciles afines, aunque estos sustitutos fueran -médicamente- menos válidos. Ese sí es su estilo, el del todo vale, el del abuso de poder, el de la arbitrariedad.

La polémica del Severo Ochoa viene de tiempo atrás, por ello os recomiendo el visionado de este video (dividido en seis partes) para recordar detalladamente lo que sucedió en aquel hospital de Leganés, para poder imaginar la situación de esos médicos represaliados y apartados de su empleo por razones políticas.

Lo que hacen en TeleMadrid con tu dinero…

Domingo, febrero 14th, 2010

… además de proselitismo pepero.

Carrozas

Lunes, enero 4th, 2010

Con motivo de los ya próximos exámenes de enero, me he abstenido de comentar en esta bitácora las últimas noticias del extinto 2009. Sin embargo no he podido ni he querido dejar de hacer referencia a esta aberración sin precedentes con la que comenzamos el año los sufridos madrileños.

Al “abrir” los diarios digitales me he encontrado con que la plataforma conservadora y ultracatólica “hazte oir”, muy activa en distintas manifestaciones contra del gobierno socialista  y defensora a ultranza de un modelo tradicional y excluyente de familia, tendrá su propia “carroza” -valga la redundancia- en la cabalgata que llevará a sus Majestades de Oriente por las calles de Madrid.

Así pues, no sólo los niños disfrutarán de este cinco de enero como venía siendo habitual. También lo harán los integrantes de la caterva conservadora madrileña, con su baba y su bilis cotidiana.

Una muestra más de que el Partido Popular practica en esta comunidad un ejercicio continuo de malversación. Telemadrid, usada como altavoz partidista, es malversación de caudales públicos. La “ayuda voluntaria” del Ayto. de Madrid (institución pública) para la celebración del último aquelarre supersticioso convocado por la Iglesia Católica (institución privada) en la plaza de Colón, es malversación. La conversión de una cabalgata en una manifestación política, es malversación, es utilización partidista de lo que es de todos. Es sencillamente repugnante.

Ahí tienen al moderado y dialogante Gallardón y a la “liberal” Esperanza Aguirre adoctrinando, o dejando que se adoctrine… ¡en una cabalgata de reyes!, permitiendo desfilar a Hazte Oir, una organización radical, posicionada políticamente y claramente alineada con las tesis de la jerarquía católica y la derecha (PP… y más allá).

Desde la oposición y desde COGAM, asociación que defiende los derechos LGTB (colectivo tan maltratado desde Hazte Oir) se ha exigido la dimisión fulminante del concejal madrileño Luis Miguel Boto (responsable de la autorización) y se ha condenado la repugnante contaminación de una fiesta infantil mediante unas inasumibles connotaciones políticas, religiosas y morales.

¿Cómo vamos a pedirles la separación Iglesia-Estado y que respeten la ética pública laica de las instituciones, si no son capaces de hacerlo ni siquiera para que la fiesta quede en paz?

De Urdaci al ‘TV News Award’

Miércoles, noviembre 18th, 2009

Del periodista que convirtió TVE en el gabinete de prensa del PP, a la concesión del prestigioso premio internacional a TVE por su calidad y su pluralidad, sólo van unos cuantos años… y varios puñados de voluntad política en pos de la transparencia y la calidad democrática.

Zapatero, cuando llegó al gobierno, renunció a ese caramelo del que habían dispuesto todos sus antecesores: controlar la Televisión Española en su exclusivo provecho. En lugar de hacer de la televisión pública española una sucursal informativa del gobierno, trasladó la elección del director del ente público al Parlamento, instándose así a la búsqueda del consenso entre los grupos  políticos y no a la imposición de un candidato nombrado por discreccionalidad presidencial.

Además del merecido TV News Award otorgado al Telediario 2 de Televisión Española, hay que reconocer la existencia de más espacios para el debate político en la televisión pública respecto a etapas anteriores: ejemplos de ello son el gran programa ’59 segundos’  o el formato ‘tengo una pregunta para usted’, que ya ha celebrado varias ediciones contando con representantes de distintas fuerzas políticas  (no solo en periodo electoral) además de con agentes sociales como los sindicatos o la patronal.

Y eso – la calidad y la pluralidad- se nota en los índices de audiencia: los de TVE son los informativos más vistos a nivel nacional, mientras que en la época de Urdaci y Aznar, descendieron a mínimos históricos.

Creo que todas las televisiones autonómicas deberían seguir el ejemplo de radio televisión española y convertirse en televisiones públicas, dejando de ser televisiones del gobierno de turno tal y como sucede en el flagrante y denunciado caso de Tele-Madrid, paradigma de la manipulación informativa con fines partidistas, una cadena que inició imparable degeneración bajo la dirección de Soriano, antiguo secretario personal de Esperanza Aguirre.

Por la derecha española no pasan los años: 1985-2009

Domingo, octubre 18th, 2009
En el manifestódromo oficial del reino que es la ciudad de Madrid, discurrieron ayer dos millones de personas según la parcial Comunidad de Madrid (su presidenta estaba en la cabecera de la marcha) o 55.000 según la más fiable e informativa agencia EFE. Con esta última cifra aproximada coincide también el prestigioso manifestómetro de internet, que concede a la marcha un total de participantes entre los 48.530 y los 72.795.

Más allá de las habituales disputas en torno a la horquilla de asistentes (esta vez especialmente amplia por la evidente y clamorosa exageración del gabinete de presidencia madrileño), habría que analizar el fondo y el porqué de la marcha, qué pedían y qué pensaban quienes tomaron parte en ella.

Desde el plató de Telemadrid, contando con la inestimable participación de una señora que se decía experta en bioética por la universidad navarra que fundó el también fundador del Opus Dei, se volvió a escuchar aquello de que “la interrupción voluntaria del embarazo es violencia de género”. La comparación es odiosa en sí misma, mentirosa, demagógica y obvia una realidad de violencia verdadera: que 14.000 jóvenes al año son madres sin quererlo.
La voluntad como raíz de la libertad es la base de esa ideología que nunca han profesado, pese a que la proclaman y manosean, personajes como Aznar, Aguirre, Cospedal o Jaime Mayor Oreja, todos ellos asistentes a la marcha de ayer.

Todos sabemos, ya nos conocemos, que en el PP el “liberalismo político” o el “centro reformista” no pasan de ser adornos que se cuelgan aquí y allá para hacer bonito.
Pero es que ni siquiera saben aplicar el “liberalismo económico” y la neutralidad estatal con sinceridad e integridad, solo lo hacen para desmigajar los servicios públicos, pero no para dejar de obsequiar con 230.000 euros de todos los madrileños a siete de los grupos convocantes de la mani de ayer. Para eso el Estado sí tiene que intervenir. Las eternas y perpetuas contradicciones del partido liberal-conservador, el partido alto-bajo, grueso-flaco, blanco-negro… a las que ya nos hemos referido en varias ocasiones desde este blog.

En fin, ¿qué pedían los concurrentes a la “despolitizada” manifestación a parte de la dimisión de Zapatero?

Un servidor estuvo viendo por la televisión “pública” de Madrid (que para algo la pago) los primeros minutos de la retransmisión en la que se afanó la cadena.
Todos los entrevistados, muchos de los cuales homenajearon al caído Ricardo Costa portando un simbólico jersey sobre los hombros, no manifestaron su rechazo a la reforma de la ley sino que prefirieron retrotraerse a 1985, a hace veinticinco años, para pronunciar hoy los mismos argumentos que se usaron entonces por parte de la derecha y la jerarquía católica contra la ley vigente, la que permitió retirar del código penal el aborto en los tres conocidos supuestos.

Una ley, un avance para la época que obtuvo el voto negativo de la entonces llamada Alianza Popular y que hoy, ya con la gaviota a cuestas como símbolo corporativo, vuelve a reavivar las ascuas de un debate ya superado por la sociedad española hace un cuarto de siglo. Menudo déjà vu. Lean lo que decía Fraga en el año 1985 sobre la ley que supuestamente ahora apoya su partido y saquen sus conclusiones.

Benigno Blanco, principal organizador de la marcha y secretario de Estado con Aznar y Jaime Mayor Oreja -el que dijo que el abuso a menores es menos grave que el aborto- también respondieron en el mismo sentido a las preguntas efectuadas por la reportera de Telemadrid a pie de pancarta: acudieron a la raíz de la cuestión -como en el 85- para desterrar la interrupción del embarazo en sí misma y sin consideraciones, refiriéndose a ésta como una “atrocidad”.

Es decir, que en el PP no sólo se oponen a avanzar hacia una ley adaptada a la nueva realidad y al contexto europeo, una ley que garantice más y mejor los derechos de las mujeres y la seguridad de los profesionales, sino que quieren llevarnos a 1985 (por no decir otra fecha cronológicamente anterior).

¿Quiere llevarnos el PP a los años de los abortos practicados clandestinamente o a los tiempos de los abortos londinenses, mucho más cómodos y seguros, pero sólo para unas pocas? Que lo aclaren. Y que aclaren también que harán con la ley que será aprobada dentro de poco en las Cortes españolas, donde se demostrará nuevamente que una mayoría social apoya las reformas sociales del gobierno. Donde se demostrará que lenta pero inexorablemente, las décadas van pasando.

Y ya puestos, que aclaren qué harán si gobiernan con la ley de matrimonios homosexuales o con la ley de igualdad que también encontró oposición (y recurso ante el Constitucional) por parte de esta derecha con telarañas. Tienen que aclararlo para que la gente “en color” esté precavida de lo que propone esta derecha en technicolor… o en blanco y negro de cara a la urna.

No sólo no avanzar, sino retroceder.