Posts Tagged ‘Laicismo’

¿¿Educación sexual = corrupción de menores??

Martes, marzo 9th, 2010

¿Conocen el blog “El ojo izquierdo“? Lo escribe José María Izquierdo y lo aloja la página web de El País. Su autor nos disecciona diariamente el bistec mediático que gustasamente paladea la derecha más derecha de nuestro país. Un manjar exquisito para algunos, carnaza pocha para los demás. Y es que hay que tener un estómago a prueba de bombas para leer según qué cosas.

El Ojo Izquierdo recoge hoy la -no sé si llamarla  reflexión- de Ramón Pi, un señor del Opus que escribe en publicaciones de la derecha radical y ultracatólica. Uno de esos que anima a todos los “pañoles normales” a acudir a las manifestaciones que convoca o coparticipa el Partido Popular, esa formación política que se enteró recientemente de que en España existe desde hace varias décadas una ley para la interrupción del embarazo y que a raíz del sorprendente descubrimiento, considera su derogación urgente. Se les pasó por alto en sus ocho años de gobierno, se les debió traspapelar.

A lo que iba: en la “reflexión” de Ramón Pi, este buen señor y mejor cristiano, se tilda de “corruptoras de menores” a las ministras de Igualdad y de Sanidad por promover la educación sexual desde edades tempranas.

Copio los fragmentos que recoge Izquierdo en su blog:

La crisis no es lo peor que nos ocurre. Mucho más grave es enseñar a niños y niñas que la conducta homosexual y heterosexual son moralmente equivalentes (…)

(…) la corrupción de los menores por medio de la mal llamada Educación para la Ciudadanía, y la enseñanza obligatoria de la “ideología de género” en la escuela, seguirán constituyendo formas de corromper a los menores de edad.

Alguien tiene que decir que invitar a los menores de uno y otro sexo a comprobar por sí mismos si les gustan más los niños de su sexo o del contrario, es un disparate que sólo la ceguera o la cobardía pueden dejar al margen de la ya débil protección del precepto del Código Penal.

Y aquí la traca final:


Los padres de familia objetores contra ese adoctrinamiento perverso se están resistiendo bravamente a que Aído y Jiménez les desgracien a sus hijos, acaso para toda su vida.

Qué satisfecho se habrá quedado el buen hombre (y mejor cristiano) después de esto… La educación sexual y el conocimiento sobre algo natural desbarata a los menores, acaso para toda su vida. Sí señor. Imaginen que le explican a Javier que su atracción por Oscar es  igual de respetable, igual de libre, igual de igual, que la que siente José por Alba o viceversa, vamos: un desbarajuste, acaso para toda la vida. ¡Qué sindios!

Leyendo estas “cosas” he recordado la grotesca campaña que inició el grupúsculo de extrema derecha “Manos limpias” contra la política de educación sexual extremeña que, metonómicamente y con la intención de ridiculizarla, denominaron “taller de masturbación”.

La incogruencia destila por los poros de sus sotanas: se oponen al aborto, pero también cargan contra las campañas de educación sexual que más eficazmente pueden evitarlos. No quieren abortos (o solo lo quieren de pago y para los “deslices” de sus hijas) pero tampoco quieren que se explique en los colegios el empleo de los métodos anticonceptivos que de ser usados responsable y mayoritariamente por todo el mundo -especialmente entre los jóvenes-, anularía la necesidad de una ley de interrupción. Ya hablamos de las consecuencias de esta contradicción: Madrid es la comunidad con mayores tasas de abortos. Madrid es la comunidad donde los centros de planificación sexual se dejan en manos de los legionarios de Cristo y donde se cierran los centros jóvenes de salud sexual.

Una persona actúa con menos prudencia cuando es ignorante que cuando está instruida. La falta de consciencia e información es lo que más embarazos indeseados provoca. Contra sí misma y contra lo que dice pretender, la moralina católica pretende en este aspecto -como en tantos otros a lo largo de su historia- cerrar las ventanas a la luz del conocimiento y del saber, cerrando de paso, la puerta hacia la libertad.

Decía Bertrand Russell que la posición cristiana respecto del sexo es física y mentalmente perjudicial. El ejemplo más claro de lo primero: la imperdonable censura de los preservativos en África, a pesar de la pandemia de SIDA. De lo segundo: el desarrollo psico-social de los menores se ve afectado por la extrema y continua represión de una parte importante de su personalidad como la expresión libre de sus afectos y de sus sentimientos.

Esta reacción furibunda responde a una realidad: aunque poco a poco, el adocenamiento en una moral única y excluyente está dejando paso a la razón, a la democracia, a la autodeterminación personal y al Siglo XXI, también en la escuela.

La Justicia da la razón al doctor Luis Montes

Miércoles, febrero 17th, 2010

El calvario del doctor Luis Montes y su equipo comenzó en 2005 a raíz de una denuncia anónima a la que dieron cuerda  todos los altavoces  de la carcundia política, religiosa y mediática.

El Mundo, ABC, La Razón, TeleMadrid, la COPE, la Presidenta regional y su entonces consejero de Sanidad, todos ellos llamaron asesinos a los médicos del servicio de cuidados paliativos del Hospital Severo Ochoa. Todos deberían pagar por sus injuriosas declaraciones, todos deberían pagar por haber truncado la carrera profesional de muchas personas comprometidas con su trabajo, con su Hospital y con sus pacientes.

No hubo mala-praxis médica, no hubo nada fuera de lo normal, nada en contra de la voluntad expresa de los pacientes y de los familiares (más bien todo lo contrario).

La mala práxis fue política, fue la de este gobierno regional empeñado en meter curas en hospitales y en colarnos la moralina de los clavos y las cruces hasta en la sopa. Un gobierno regional que trató de desacreditar la sanidad pública por medio de sus profesionales, comparándolos -sin pruebas, con mentiras y a raíz de una denuncia anónima- con matarifes sin estómago.

La Justicia pone en su sitio -en el de los calumniadores, en el de los difamadores y el de los pésimos profesionales- a Jimenez Losantos, Isabel Sansebastian y López Schlichting.

¿Y qué hay de Aguirre? Ni ha pedido ni pedirá perdón. Ese no es su estilo. Expulsó a un grupo de médicos molestos (sorprende, o en realidad no, que algunos de ellos fueran sindicalistas y personas políticamente comprometidas con la buena marcha de los servicios públicos madrileños) para meter a sus dóciles afines, aunque estos sustitutos fueran -médicamente- menos válidos. Ese sí es su estilo, el del todo vale, el del abuso de poder, el de la arbitrariedad.

La polémica del Severo Ochoa viene de tiempo atrás, por ello os recomiendo el visionado de este video (dividido en seis partes) para recordar detalladamente lo que sucedió en aquel hospital de Leganés, para poder imaginar la situación de esos médicos represaliados y apartados de su empleo por razones políticas.

Carrozas

Lunes, enero 4th, 2010

Con motivo de los ya próximos exámenes de enero, me he abstenido de comentar en esta bitácora las últimas noticias del extinto 2009. Sin embargo no he podido ni he querido dejar de hacer referencia a esta aberración sin precedentes con la que comenzamos el año los sufridos madrileños.

Al “abrir” los diarios digitales me he encontrado con que la plataforma conservadora y ultracatólica “hazte oir”, muy activa en distintas manifestaciones contra del gobierno socialista  y defensora a ultranza de un modelo tradicional y excluyente de familia, tendrá su propia “carroza” -valga la redundancia- en la cabalgata que llevará a sus Majestades de Oriente por las calles de Madrid.

Así pues, no sólo los niños disfrutarán de este cinco de enero como venía siendo habitual. También lo harán los integrantes de la caterva conservadora madrileña, con su baba y su bilis cotidiana.

Una muestra más de que el Partido Popular practica en esta comunidad un ejercicio continuo de malversación. Telemadrid, usada como altavoz partidista, es malversación de caudales públicos. La “ayuda voluntaria” del Ayto. de Madrid (institución pública) para la celebración del último aquelarre supersticioso convocado por la Iglesia Católica (institución privada) en la plaza de Colón, es malversación. La conversión de una cabalgata en una manifestación política, es malversación, es utilización partidista de lo que es de todos. Es sencillamente repugnante.

Ahí tienen al moderado y dialogante Gallardón y a la “liberal” Esperanza Aguirre adoctrinando, o dejando que se adoctrine… ¡en una cabalgata de reyes!, permitiendo desfilar a Hazte Oir, una organización radical, posicionada políticamente y claramente alineada con las tesis de la jerarquía católica y la derecha (PP… y más allá).

Desde la oposición y desde COGAM, asociación que defiende los derechos LGTB (colectivo tan maltratado desde Hazte Oir) se ha exigido la dimisión fulminante del concejal madrileño Luis Miguel Boto (responsable de la autorización) y se ha condenado la repugnante contaminación de una fiesta infantil mediante unas inasumibles connotaciones políticas, religiosas y morales.

¿Cómo vamos a pedirles la separación Iglesia-Estado y que respeten la ética pública laica de las instituciones, si no son capaces de hacerlo ni siquiera para que la fiesta quede en paz?

A 31 años de la Constitución española, reforma.

Domingo, diciembre 6th, 2009

Hoy se cumplen treinta y un años de la aprobación de la Constitución Española. Es de justicia reconocer que, en perspectiva, esta es la constitución que más estabilidad ha traído al pueblo español y bajo la cual se han desarrollado distintos aspectos de nuestra vida política.

Dicho esto -que creo, es reconocido por casi todos- comienza a hablarse de reforma. Según EL PAÍS, el 84% de los españoles estaría a favor de una reforma. Esto no significa que un 84% de los ciudadanos considere que el texto es “malo” lo que quiere decir es que, más de tres décadas después y en un clima político diametralmente opuesto al de entonces, determinados asuntos necesitan una relectura.

La transición no fue un inmaculado camino de rosas como se nos ha dicho en muchas ocasiones. En la transición había terrorismos, había un ejército levantisco que amenazaba con cercenar el proceso, había una España temerosa en la circulaba con profusión la frase “esto acaba como en el 36″. Había una España en la que aún estaban frescos en la memoria la última ejecución franquista o los terribles sucesos de Vitoria, una España en la que recordar no convenía, en la que la Amnistía se confundía con la amnesia. Cuarenta años sin votar -sin oír hablar de partidos, sindicatos, votos, sin periódicos libres- dejaron en España una cultura política mutilada que despegó a los ciudadanos del proceso de transición, principalmente dirigido desde arriba. Una España que ni siquiera se planteó el hecho de romper con el último legado del franquismo: la jefatura del Estado impuesta en la figura del nieto del monarca que el pueblo expulsó a base de urnas. En este contexto, sólo se pudo llegar a un acuerdo de mínimos. Muchas renuncias por parte de una parte.

El resultado fue una constitución que dejó muchos cabos sueltos, que sin duda sirvió para sacar a España de su oscuro agujero, pero que tuvo la ambigüedad como principal fórmula para el consenso.

Puede decirse que en la actualidad, la realidad española ha superado a la Carta Magna en algunas cuestiones. Entre otras cosas, convendría revisar la cuestión territorial (apenas esbozada como una posibilidad en la Constitución), reconfigurar el Senado y tratar de cerrar el mapa competencial. En mi opinión habría también que revisar las privilegiadas relaciones entre la Iglesia y el Estado y los tratados contraídos hace décadas entre el último estado teocrático de Europa y nuestro estado democrático. También hemos alcanzado la madurez democrática suficiente como para decidir sobre el carácter democrático o privado de la jefatura del Estado. La ley electoral, manifiestamente injusta para partidos como Izquierda Unida, también habría de ser objeto de una reforma.

Cambiando lo que deba ser cambiado, España tiene derecho a dotarse, esta vez sin injerencias antidemocráticas y sin espadas de Damócles, de un texto adaptado a sus necesidades y realidades actuales. Es bueno que se abra el debate sobre el futuro de la Carta Magna y que caigan los tabúes, porque “ningún texto es sagrado”, como ha recordado hoy-por cierto- el primer lehendakari que conmemorar la Constitución que precisamente consagra y constituye, junto al estatuto vasco, el autogobierno de su comunidad autónoma…

Suiza prohibe la construcción de minaretes

Lunes, noviembre 30th, 2009

Suiza ha prohibido la construcción de alminares en su territorio, hecho que ha reabierto en Europa uno de los frentes más importantes del debate sobre la gestión de la multiculturalidad: el de la confluencia de religiones en una misma comunidad. ¿Cómo organizar armónicamente una sociedad en la que cada vez conviven más culturas, más razas, más religiones, más cristales a través de los cuales asomarse al mundo?. Esta es una de las preguntas claves de nuestro tiempo.

Suiza ha optado por la vía restrictiva, por no decir discriminatoria. Hay que recordar que en las elecciones de 2007, el ultraderechista, populista y xenófobo Partido Popular Suizo-UDC, que ha encabezado ahora la campaña contra los musulmanes, se convirtió en el primer partido de Suiza. Un partido que obtuvo más de un cuarto de los consejeros nacionales agitando las peligrosamente rentables banderas de la “inseguridad” frente a la “invasión musulmana” y el “nos quitan el pan y el trabajo”

No se podrán construir más minaretes en Suiza en tanto que son considerados “símbolos de una reivindicación religioso-política de poder y dominación que amenaza –en nombre de una presunta libertad de religión– los derechos constitucionales de otras personas”. ¿Y qué es exactamente un campanario o un torreón de una catedral sino un símbolo de elevación y de pretendida preeminencia? ¿en qué medida una mezquita representa una amenaza mayor que una iglesia o una sinagoga para “los derechos constitucionales de otras personas”?

Tras esta medida se encuentra -no hay otra explicación- el virus de la xenofobia y de la discriminación de las minorías. Todos los ciudadanos, ya no suizos, sino del mundo, tienen reconocido -sobre el papel- el derecho a la libre manifestación de su religiosidad y de su conciencia (artículo decimoctavo de la declaración universal de los derechos humanos).

Todas las confesiones tienen derecho a desarrollarse libremente y a levantar sus propios lugares de culto (preferiblemente con su propio dinero), sin que el Estado tenga demasiado que decir al respecto.

Nada tengo en contra de los campanarios que se levanten con euros católicos, como tampoco contra las mezquitas que nazcan con los dineros de la comunidad de fieles musulmanes. La laicidad del Estado es la fórmula que mejor garantiza la igualdad, la tolerancia y la convivencia entre las distintas confesiones. Dejar intactos los campanarios e ir a por los alminares, revela, además de xenofobia y mala baba, una estupidez supina. ¿Acaso sustrayendo las siluetas de los minaretes del perfil de las ciudades van a desaparecer los musulmanes que viven, trabajan, cotizan, estudian en ellas? La multiculturalidad es un hecho, no una teoría, es una realidad que necesita gestión, no políticas represivas ciegas y sordas generadoras de problemas.

Pinochet comulgaba

Domingo, noviembre 29th, 2009

El golpista y sanguinario dictador que sembró su país con más de 3.000 cadáveres, con desaparecidos y torturados, comulgaba. Y no solo eso, hasta se abrazaba con el llamado Santo Padre.

Hoy José Bono nos lo ha recordado para que  nadie olvide la hipocresía dislocada de quienes estos días amenazan con el infierno a los representantes democráticos del pueblo español, al tiempo que mantienen un historial de sangre reseca y bendición de crímenes contra la humanidad, de cruzadas viejas y modernas, de tiranos bajo palio, de cardenales Segura y Píos XII.

Y es que hay cosas que hay que recordar: Pinochet comulgaba, Franco comulgaba… la Iglesia ha comulgado con sus regímenes.