Posts Tagged ‘Análisis’

Análisis de los resultados de las elecciones catalanas

Lunes, noviembre 29th, 2010


Algunas claves, que sin la pretensión de ser exhaustivas ni omnicomprensivas, pueden ayudar a leer y a analizar al menos desde mi punto de vista, los resultados de las elecciones catalanas.

-Primero de todo, creo que principalmente, aunque no sólo, en este contexto de crisis económica y paro, se ha castigado a los partidos de gobierno por el hecho de serlo más que por una valoración concreta sobre su propia gestión.

Los tres partidos que han formado el ejecutivo de la Generalitat han visto descender su representación con respecto a 2006: el PSC en nueve escaños, Esquerra en once e ICV en dos.

No digo que la gestión del tripartito haya estado libre de errores ni que la sensación de agotamiento tras siete años de difícil convivencia a tres bandas no se haya hecho evidente en muchos momentos, sino que -y lo venimos apreciando en prácticamente todas las elecciones que se han celebrado en España y Europa en este contexto de crisis-: se tiende a castigar al partido que se encuentra en el gobierno en momentos como los actuales.

Se asocia esta situación de crisis con el partido o los partidos de gobierno y sobre todo, sucede que la comprensible ansiedad y la impaciencia que se genera por la incertidumbre de la salida juegan a favor de todo aquel partido de oposición que diga “reduciremos el paro creando empleo”, que es prácticamente lo que han dicho Ciu y el PP en materia de recuperación económica.

En definitiva: una gran papeleta para el gobierno, una situación difícil que requiere tomar -y defender- medidas difíciles y una oposición con la sola tarea de canalizar el descontento y la frustración hacia sus opciones políticas.

- El tripartito no ha sabido hacer un relato de lo que de positivo ha tenido su mandato. Se ha cumplido con el 90% del programa (según Joaquín Nadal), se ha conseguido un mayor grado de autonomía, se han “creado” cinco maestros, dos médicos y tres mossos d’esquadra cada día y de media, los catalanes ahora tienen un centro sanitario de atención primaria a diez minutos de su casa…

- Dado que la alternativa de izquierdas pasaba por un tripartito que según sus propios protagonistas estaba agotado y enterrado, los catalanes han decidido votar aún más mayoritariamente a CiU, posibilitando, no sólo un gobierno monocolor que responda mejor -al menos sobre el papel- a la necesidad de firmeza, solidez y una sola voz de la que habló Mas al conocer los resultados- si no un gobierno que, cerca de la mayoría absoluta, podrá gobernar prácticamente con manos libres acudiendo tan sólo a apoyos parlamentarios puntuales bastante evidentes y naturales en virtud de la materia concreta (PP o ERC).

- Una cuestión compleja: la inmigración. Es indudable: en estas elecciones se ha abierto un melón electoral prácticamente intacto en España.

Se ha hecho especialmente por parte del Partido Popular, un partido que se paseó por la corona metropolitana barcelonesa repartiendo pasquines en los que se podía leer “no queremos rumanos”, o que elaboró un juego sin pizca de gracia en el que puntuaba disparar sobre inmigrantes ilegales.

A expensas de un análisis más tranquilo municipio a municipio (y casi barrio a barrio) cabe resaltar que el PP ha obtenido dos de sus cuatro nuevos escaños en la provincia de Barcelona (la de mayor concentración de población inmigrante) al tiempo que el PSC se dejaba en esta circunscripción siete de los nueve diputados perdidos.

A expensas de ese análisis más detallado, y acudiendo sólo a un primer vistazo sobre los datos que ofrecen algunas ciudades características del área metropolitana de la capital, podemos resaltar que, más concretamente, ha sido en estos lugares donde más repercusión ha podido tener el (dejémoslo en “arriesgado”) discurso de la derecha…

En zonas del (no sé si ya antiguamente) llamado “cinturón rojo”, áreas de trabajadores castigados por la crisis es donde mejor puede calar el mensaje del “aquí no cabemos todos”, “no hay servicios públicos para todos” que llegara a  pronunciar sin rebozo -ahí están las hemerotecas- la candidata del PP.

El votante desencantado del PSC, parece que ha expresado su descontento no yendo a votar, pero tampoco hay que descartar trasvases a otros partidos conservadores que han podido obtener un buen resultado electoral al poner -con tono poco responsable- el tema de la inmigración sobre el tapete de la precampaña y la campaña.

No hay que descartar ese desgraciado trasvase de votos de sectores trabajadores desde partidos tradicionales de izquierda a partidos populistas o abiertamente xenófobos, lo ha advertido Vicenç Navarro en algunos estudios -vinculando este fenómeno a la crisis de la socialdemocracia y a su incapacidad de dar una respuesta clara a esa “clase obrera” que ya no aparece como sujeto en los discursos socialistas- y lo hemos visto también en otras zonas de Europa. Hasta en la ejemplar Suecia, pasando por Francia o Países Bajos.

- Hablando de xenofobia, encontramos a la Plataforma per Catalunya del ex-Fuerza Nueva Josep Anglada, rondando el 3% de la barrera electoral, lo que le habría dado acceso al Parlamento.

Rozando una represesentación que por algún tiempo a lo largo de la noche electoral, muchos pensamos -con las manos en la cabeza e invocando mítico seny catalá- que podría llegar a conseguir. Finalmente, se quedan fuera: quizás la única buena noticia de la noche de ayer.

Pero cuidado. Atención a este partido y a otros movimientos similares que puedan surgir en otras partes de España de cara a las próximas elecciones municipales.

Como hemos visto en otras partes de Europa, cuando la extrema derecha pasa de la marginalidad a la institución, del ostracismo a la atención mediática y de la cabeza rapada a la corbata, se convierte en un peligro potencial contra la sociedad y contra la convivencia.

-ERC se ha llevado el batacazo más contundente de la jornada al perder once escaños.

Además de su participación en el gobierno (siguiendo con la lógica expresada en el primer punto), ERC adolece la irrupción de Solidaridad Catalana por la Independencia, el partido de Joan Laporta que en su primera participación electoral contará con 4 escaños.

Reagrupament, que llegó a aparecer en el arco parlamentario en algún momento de la noche, terminó por desinflarse no sin antes obtener una cifra de votos cercanos a los 40.000, provenientes en su práctica totalidad, como los de SCI, del electorado natural de ERC, partido que viene sufriendo (para el electorado separatista más selecto) una supuesta moderación en sus postulados y una excesiva institucionalización.

El gobierno regional aumentó su gasto en un 9%

Viernes, octubre 22nd, 2010

Veamos, la nuestra es una de las tres regiones que menos invierte en educación, una de las tres regiones que menos invierte en sanidad.

El gobierno de nuestra región bloquea la total aplicación de la ley de dependencia. Porque sí. Nuestros nuevos hospitales fantasma tienen plantas enteras cerradas, al igual que las residencias geriátricas públicas, que combinan habitaciones candadas con insufribles lista de espera.

Apenas se conceden becas autonómicas para los estudiantes madrileños y la universidad atraviesa una situación muy delicada, casi extrema, como la que llevó a suspender los pagos el curso pasado. En formación no universitaria, este año contamos con 2.500 profesores menos (pese al aumento del número de alumnos) y con una reducción a la mitad de las partidas destinadas a la formación continua y la formación del profesorado. También se eliminan orientadores.

Se han congelado los presupuestos destinados a la consejería de Empleo y Mujer, han disminuido las indemnizaciones por jubiliación anticipada y la política de vivienda pública es una gran mentira.

Las inversiones en infraestructuras descendieron en un 31% y se ha predicado mucho la austeridad… entonces… ¿por qué el “austero” (chapucero) gobierno regional ha aumentado un 9% su gasto en 2009? ¿Por qué? ¿en qué?

Los madrileños estamos esperando las explicaciones.

Sobre la no-reforma electoral

Martes, octubre 19th, 2010

En las diez elecciones celebradas en el último periodo democrático de la historia de España han existido sensibles discordancias entre los votos conseguidos y los escaños asignados, lo que ha afectado en un sentido o en otro, beneficiando o perjudicando, a los partidos políticos que concurren a los comicios, llegándose a poner en tela de juicio el principio de igualdad que consagra la Constitución en al menos dos de sus vertientes: la igualdad entre los ciudadanos (que el voto valga lo mismo con indiferencia de donde se emita) y la igualdad de oportunidades de las candidaturas que pretenden representar a los ciudadanos con su acceso a las cámaras parlamentarias.

Todos conocemos el contexto en el que se sentaron las bases de nuestro actual sistema político y también el conjunto de intereses electorales que impedirían -y que de hecho impiden- operar una reforma sustancial de esa importantísima ley orgánica que se encarga, nada más y nada menos, de traducir votos en escaños.

Por su propia naturaleza, los sistemas electorales de todo país democrático que se precie, debe garantizar y armonizar dos principios básicos: representatividad y gobernabilidad.

El primer criterio hace referencia a que necesariamente, esa traducción votos/escaños debe hacerse de la manera más literal posible. Y el segundo, el de gobernabilidad, a que el propio sistema debe -incluso matizando la representatividad- disponer los mecanismos que faciliten la creación de gobiernos más o menos estables para la gobernabilidad del país, situando, por ejemplo, una barrera de voto para el acceso al Congreso para evitar la excesiva fragmentación del hemiciclo.

Por las razones históricas y coyunturales heredadas de la transición a las que antes hacíamos referencia, la representatividad no sale bien parada en este binomio.

Ante esta situación, en 2008 el gobierno de España encargó un informe consultivo al Consejo de Estado sobre la posibilidad de acometer una reforma de la ley electoral. En dicho informe se reconoce que

El peso del voto difiere de manera ostensible en función de la circunscripción en la que se ejerza el derecho de sufragio y que la correspondencia entre el número de escaños y el número de votos de algunas candidaturas electorales presenta desajustes importantes.

Ahí tenemos pues, una de las variables que puede afectar al resultado electoral: la circunscripción. Otras variables son la fórmula de reparto aplicable o la barrera electoral.

La demarcación electoral en España es, constitucionalmente, la provincia. Una entidad territorial que en la España autonómica aparece vacía de gran parte de contenido político o administrativo. La constitucón recoge la provincia como circunscripción, sencillamente porque en el momento de su promulgación no existían las comunidades autónomas.

En la España de hoy tendría más sentido apostar por una circunscripción autonómica. La opción más democrática -pero también más jacobina- de la circunscripción única,  nos acerca mucho más al “un ciudadano un voto”, pero también pierde vigencia precisamente por esa realidad plural de las autonomías y por el coste político que supondría dejar fuera del hemiciclo o trasquilados, a partidos con fuerte  implantación en algunos territorios.

Con una circunscripción única, partidos como PNV y CiU desaparecerían, o se quedarían cerca de la extraparlamentaridad.

Pero esa reforma -la de la circunscripción autonómica- supondría una reforma constitucional, algo que siempre da mucha pereza cuando se está en el gobierno. Por eso, el informe del consejo de estado, para paliar -o moderar- ese pernicioso efecto de la provincia sobre la traducción votos/escaños y para evitar los desequilibrios que hoy se producen, propuso una reforma de la ley electoral que esquivara una reforma constitucional.

Los puntos principales de dicha reforma serían:

-Plantea subir a 400 el número de diputados en el Congreso.
-Reducir a un escaño el mínimo por provincia
-Cambiar el método D’ Hondt por otro sistema más proporcional para calcular la atribución de escaños

- La constitución permite al legislador situar el tamaño del congreso entre los 300 y los 400 diputados, situándonos el artículo 162 de la LOREG en el punto intermedio: los 350 con que actualmente cuenta la cámara baja. La población española ha aumentado considerablemente desde la firma de la constitución y de la Loreg, por lo que cabe suponer que un congreso con 400 diputados sería aritméticamente más representativo. Si bien, en este contexto de crisis, el aumento de los diputados se presenta como una mala idea.

En un plano teórico, aumentaría la representatividad porque los 50 diputados nuevos podrían añadirse a los que se reparten proporcionalmente y no “territorialmente”. En el caso de que se operara la reforma correspondiente al aumento del número de diputados, seguirían repartiéndose 102 diputados fijos con criterio “más territorial” que proporcional, aumentando a 298 los distribuidos proporcionalmente, de acuerdo con la población real.

Otro factor positivo en cuanto a representatividad: entrada de más partidos políticos (con resultados de 2008, entrarían  cuatro partidos con un escaño).

- Si se combinan las dos primeras propuestas del informe del Consejo de Estado (400 diputados +  1 escaño fijo por provincia), 52 escaños (el 13%) se repartirían territorialmente y 348 (el 87) de forma proporcional a la población. Nuevamente, efectos positivos para la representatividad. Hoy estamos repartiendo  102 escaños, mínimo de dos por provincia, (que suponen el 29%) de forma fija e independientemente de la población, siendo 248 (el 71% ) los proporcionales.

Este mínimo de dos escaños por provincia sobrerrepresenta a las menos pobladas, donde cada escaño “proporcional” cuesta un número realmente bajo de votos, mientras que en provincias como la de Madrid o Barcelona, a cada escaño le corresponde un número considerable de votos en detrimento de la representatividad.

- En cuanto a la fórmula electoral, se propone matizar D’Hont introduciendo el reparto según la fórmula Hare de los 50 hipotéticos nuevos diputados.

La combinación de todas estas propuestas, o la implementación independiente de alguna de ellas daría como resultado una conversión votos/escaños más ajustada a la realidad, aún manteniendo la provincia como circunscripción y por tanto, sin que se haga necesaria una reforma de la constitución.

Finalmente, como leemos en prensa, se operará una reforma electoral que no pasa por ninguno de estos puntos (y que por supuesto, no se plantea un retoque constitucional) y que si bien incidirá en puntos importantes como las donaciones a partidos o la invalidación de mociones de censura aprobadas gracias a tránsfugas (¡ese deporte nacional!), no modificará aspectos sustanciales del sistema electoral.

Se desoye las propuestas del extenso informe del Consejo de Estado, no se ataca la raíz de un problema que afecta y distorsiona la configuración del nucleo de nuestro sistema democrático (el parlamento), y no se contenta a esos partidos, como Izquierda Unida que sufre la subrepresentación con casi un millón de votos, como ningún otro partido.

Vayamos al qui prodest, ¿a quien beneficia esta ley electoral? PSOE y PP (con capacidad logística para presentarse en todas las provincias con expectativas) PNV y CiU (que se presentan en tres y cuatro provincias concentrando de este modo todo su apoyo).

Naturalmente, estos partidos que se benefician de la ley, no accederán de buena gana a su reforma y eso es lo que ha sucedido con la tramitación de la reforma.

Pese a que milito en uno de los partidos que sale beneficiado de la actual legislación electoral, considero que debería llevarse a cabo una gran reforma en este aspecto en aras de una mayor representatividad, sinónimo siempre de mayor democracia, la esencia misma del parlamento, los partidos y la razón de ser del sistema.

Lo que hay detrás de los 33 mineros.

Miércoles, octubre 13th, 2010

Con la narración en directo del “milagro” del rescate de los trabajadores chilenos de la mina San José de Copiapó y la conversión de su cautiverio en una suerte de espectáculo televisivo por parte de los 150 medios internacionales que llevan tiempo apostados en la boca de la mina para contarnos como han sido estos meses, se está de dejando de comentar algunos datos que nos ayudarían a explicar el porqué, el porqué de este suceso que pudo devenir en catástrofe como ha sucedido en otras ocasiones.

Primeramente, unas cifras significativas:

373 mineros han muerto en Chile en la última década en accidentes laborales, 31 en lo que llevamos de año.

En 2007, la mina que es hoy el centro informativo mundial tuvo que cerrar precisamente por unos graves fallos de seguridad provocados por la  sobreexplotación.

El ex director del Servicio Nacional de Geología y Minería de Atacama, dijo entonces: ”no debe abrirse nunca más, el sector ya está bastante agrietado, una consultora altamente especializada certificó que era una explosión de roca y me convencí que esta mina, que es muy antigua y con sectores abandonados, tenía una tecnología muy deficiente, que no daba ningún grado de seguridad”…

Mediante algún resorte se consiguió modificar u ocultar esos informes técnicos que desaconsejaban la reapertura de las galerías… y la mina volvió a abrir.

Reabrió sin haber satisfecho las recomendaciones técnicas de seguridad, incumpliendo el llamado Decreto 132 (que entre otras medidas, obliga a implementar una salida alternativa en los túneles) y los mineros siguieron trabajando sin seguro.

Esta situación fue largamente denunciada por los sindicatos del sector e ignorada sistemáticamente por las autoridades. Finalmente, se produjo el “accidente” (no sé si se puede llamar accidente a algo tan explícitamente advertido y que tan presumiblemente podía volver a suceder). Para más inri, la empresa se declaró en quiebra, presumiblemente, para eludir el pago de indemnizaciones.

La expectación mediática mayoritariamente ha pasado por alto  todas estas realidades, la de la sobreexplotación, la precariedad laboral, la codicia empresarial, la insuficiente regulación en las relaciones laborales y el desprecio por la vida. Deberia despertarse una reflexión sobre las condiciones laborales en muchas partes del mundo donde se supedita todo -hasta lo más importante- a los beneficios privados. Quizás algo consustancial a esta “etapa depredadora del capitalismo” que ya predijo Albert Einstein y que consiste en quemar todas las naves con la calculadora del rédito en la mano.

No sólo una reflexión, también se está despertando una acción en algunos de esos países de capitalismo salvaje víctimas de las llamadas terapias de shock neoliberal ideadas por Friedman o  Hayek (gran apoyo teórico y asesor del dictador chileno Augusto Pinochet, por cierto)

China, con su siniestro sistema de destajo (agudizado en las últimas décadas por el modelo de “capitalismo de Estado”) es también uno de los mayores agujeros negros del mundo en cuanto a seguridad y calidad en el trabajo.
¿Y nuestra Europa? No hay que olvidar el proyecto de las “65 horas” y la progresiva precarización del mercado trabajo bajo las directrices de la ideología única: el neoliberalismo rampante, las premisas del despido fácil y barato, la postergación de la jubilación y en general, todas las medidas que en los últimos años han venido afectando a la calidad de vida de los trabajadores y fragilizando su posición frente al empresario.

Critiquen, amigos libegales

Domingo, octubre 10th, 2010

Hoy traigo aquí una información para el solo deleite de mis amigos los libegales. Y digo amigos, porque tras años de batirnos en dura batalla dialéctica, de discutir sobre el papel del Estado en la economía y en las relaciones laborales y sobre el tema estrella: las subvenciones, uno le coge un cariño especial a esos vehementes contendientes que te argumentan con denuedo y sin complejo que un exceso de regulación en el mundo financiero e intervención estatal ha provocado esta brutal crisis capitalista o que los sindicatos, el nuevo saco de boxeo de la derecha, son sólo entes superfluos y anticuados que sólo sirven para chupar la sangre del Estado.

Voy a compartir una información con la que podrán dar rienda suelta a su retórica sobre las virtudes del adelgazamiento del Estado, sobre el ahorro y la austeridad, sobre la responsabilidad en el gasto. Lo tendrán fácil.

Podría, en este mismo sentido, dar los datos del gasto en publicidad institucional de un gobierno regional que se caracteriza por estar en la vanguardia ultraliberal, pero que gasta más en estos menesteres publicitarios que todo el gobierno de la nación, que toda la administración central en el conjunto del país con sus muchísimos ministerios (incluido el de Igualdad, ese anatema moderno).

O contrastar el modo en que ese mismo gobierno ejemplarmente liberal y austero notifica la concesión de una beca (exigua, por cierto) mediante un papel de excelsa calidad, membrete oficial y carta propagandística adjunta, con el método que emplea el Ministerio de Educación (escueto y funcional SMS al móvil del becado) para esa misma tarea.

También les gustaría conocer el número de liberados políticos con que cuenta el susodicho gobierno regional y como han crecido en número y sueldo en los últimos años. Su incisiva crítica -y su coherencia- no dejarían pasar por alto todos estos datos.

Hoy sin embargo voy a compartir con ellos, con mis amigos libegales, unos datos que les escandalizará todavía mucho más y que afilará su incisiva critica más que ninguna otra.

Y es que como hoy hemos sabido, la CEOE mueve al año 587 millones de euros, de los cuales siete de cada diez es dinero público (vía subvenciones de administraciones). Dinero con el que mantiene una intrincada red de cargazos, cargos y carguitos que incluye 21 vicepresidencias y 198 vocalías, una plantilla de 3.729 personas y 486 sedes físicas (la central está nada más y nada menos que en el madrileño barrio de Salamanca)

Sabemos que los sindicalistas son ogros, que son oscurantistas vividores que lejos contribuir a la garantía de un derecho constitucional (representación de los trabajadores), se aprovechan de la saca estatal. Pero hasta ahora, nada habíamos oído contra la CEOE, ninguna voz crítica en el seno de los conservadores, nadie ha cargado contra su papel dentro de las relaciones laborales ni ha cuestionado su representatividad en el gremio de los jefes.

Ahora que los libegales conocen el dato, estos datos tan cojonudos, (que diría Díaz Ferrán) cuento  hasta tres para conocer su enfado, su indignación, para escucharles clamar por la desaparición de los vetustos sindicatos de jefes, igual que claman por la aniquilación y quema pública de los sindicatos de los empleados.

Critiquen, amigos libegales.

Ya tenemos candidato.

Martes, octubre 5th, 2010

Con los ajustados resultados de las elecciones primarias madrileñas, ya tenemos candidato. Nuestro partido y nuestros militantes ya tienen un candidato con el que presentar batalla a la derecha en la Comunidad y el ayuntamiento de Madrid. Independientemente del candidato o candidata que hayamos apoyado en este importante proceso democrático, el más democrático, con estos bueyes vamos a arar a partir de ahora. Y celebrar en estos días que la boyada haya visto reforzado su músculo y su vitalidad, a la espera de que los ciudadanos quieran sumarse a nuestro trabajo de cara al 22 de mayo. El terreno es agreste y las condiciones complicadas, pero puede hacerse.

Hice público mi apoyo a Trinidad Jiménez, incluso tuve la oportunidad -más bien el honor- de hacer aun más público este apoyo en el acto de apertura de campaña de la entonces precandidata.  Sinceramente creía que tenía más posibilidades: hice mis propias “encuestas” entre mis compañeros de clase, entre mis amigos y conocidos, incluso arranqué alguna confidencia de algún amigo de la derecha: Trini inquietaba a la derecha y parecía ilusionar más en la izquierda. Su carisma, su trayectoria, su mayor nivel de conocimiento en Madrid y su manera de conectar con medios  y ciudadanos.

También he sido públicamente crítico con Tomás Gómez (mejor dicho con su linea política y discursiva) cuando he tenido que serlo, haciendo uso de mi libertad de expresión ya no de militante si no de ciudadano y persiguiendo la consideración de unos valores que creía demasiado importantes como para ser “matizados” o “adulterados”. No es dogmatismo, es identidad, es querer que los ciudadanos de Madrid (sus jovenes, los usuarios de la sanidad, los estudiantes, los dependientes y los trabajadores) nos reconozcan y se reconozcan en nosotros.

Si hay motivos (políticos) racionales para ello, seguiré dando “toques” a nuestro secretario general -y ahora candidato- toques seguramente inaudibles, desde esta humilde bitácora, pues no tengo otro medio al no ser miembro del comité regional del partido.

Más allá de todo esto, los que -también públicamente- veníamos pidiendo primarias en el Partido Socialista de Madrid nos hemos encontrado cómodos en este proceso. El domingo lo pasé “de sol a sol” en la Agrupación Socialista de Alcorcón y en el momento preciso del recuento de votos olvidé los nervios típicos de un instante así para sentir un orgullo legítimo y un orgullo de socialista.Ahora hay que convertir la excepción en norma. Los ciudadanos sabrán valorarlo.

Por tanto, una positiva experiencia pese a que mi candidata haya perdido por un 2% de los votos. Positivo en lo personal: trabajar intensamente al lado de compañeros y amigos o amigos y compañeros (tras casi seis años en esto ya no importa el orden). Y positivo en lo político: porque el PSM ha renacido de las cenizas del desasosiego y la inercia, se ha movilizado como hacía tiempo que no ocurría y se ha volcado con uno de los dos candidatos, que era, en todo caso, volcarse con el PSM y con el socialismo en Madrid: los dos eran candidatos de las bases, los avales y el similar número de votos lo demuestra.

Pese a que las insidias de la derecha, esa derecha que no conoce las primarias ni por asomo, esa derecha que ni ha oído hablar de democracia interna, la derecha del ordeno y mando y el dedo designador pretenden presentar el resultado como una sonora derrota de Zapatero. El secretario general federal de nuestro partido, también elegido por primarias, se refuerza con un partido socialista de Madrid fuerte. No hay más.

Una última cosa: que la actividad se mantenga, que el músculo no se relaje, que aprovechemos  el impulso para llegar lo mejor posible a mayo de 2011. Aquí no hay heridas, aquí no debería volver a ponerse sufijos a los nombres o los apellidos de los popes para formalizar banderías de mesa camilla. Aquí sólo nos debe importar un “ismo”, un “ista” y sólo nos debe importar nuestro Madrid.

Vamos allá.