Tanta paz lleves como privatización dejas

Se va Juan José Güemes: el peor consejero de sanidad que ha tenido nuestra Comunidad con permiso del señor Lamela, ese McCarthy que buscaba y “encontró” brujas en Leganés.

Si su predecesor abrió la lamentable espita del acoso a la sanidad pública, Güemes, en los tres años que ha estado al frente de la consejería, ha continuado e intensificado esa labor llevando a la salud madrileña a una situación inédita.

¿Cuál es el balance de estos tres años? ¿qué nos deja el ex-consejero Güemes?

Empecemos por decir que  nuestro amigo abandona el gobierno de la comunidad española que menos invierte en sanidad, una comunidad cuya sanidad se encuentra entre las tres peores del país y es   la peor valorada por los usuarios.

Que bajo su mandato se ha aprobado una ley que desregula y anarquiza el sistema de los centros sanitarios de referencia, estableciéndose un solo area sanitaria para más de seis millones de ciudadanos (contra lo dispuesto en la ley de bases estatal).

Que siendo consejero el señor Güemes, se han celebrado sesiones de despiece y subasta de servicios a favor de las empresas en el madrileño Hotel Ritz con un sugerente e ineludible reclamo: “aproveche las oportunidades de negocio para su empresa”.

Que las listas de espera no han dejado de crecer hasta niveles insoportables a pesar de la promesa de los 30 días hecha por Aguirre y su gobierno.

Que también se ha dado comienzo a la privatización de los centros de atención primaria y de los laboratorios de especialidades.

Que deja una sanidad deficitaria en cuanto al número de profesionales, lo que ha ocasionado una merma en la calidad de la asistencia y en el rendimiento de los profesionales.

Que se han construido un puñado de caros hospitales cedidos a la gestión y a la contratación privada para ofrecer un servicio que no llega ni a la mitad de sus posibilidades.

En definitiva, que Güemes deja una sanidad peor, pero también unos bolsillos más llenos: los de Capio, Ribera Salud, Sanitas y compañía.

El ex-consejero también deja un estilo propio. Y no me refiero a su lacado peinado, sino a ese estilo chulesco que tan bien supo copiar de su lideresa. Ese estilo, esa actitud barriobajera que les llevó a enfrentarse  con un grupo de trabajadores de un hospital entre risas y dentelladas a sendos chicles. O ese estilo irrepetible con el que anatemizaba a los sindicatos, verdaderos responsables del estado de la sanidad madrileña.

El balance de la gestión de este hombre que hoy se ha reído de nosotros hablando de su “vocación de servicio público” será muy positivo para aquellos que se han visto privilegiados por este ¿imparable? proceso de privatización. Los madrileños, los ciudadanos de a pie, no podemos ser tan benevolos en ese balance.

Se nos va Güemes a la empresa privada. El consejero que comenzó a llamar “clientes” a los usuarios, desembarca en la empresa privada, donde sin duda será recibido como merece. Han sido muchos los servicios prestados durante tres años.

Tanta paz lleves como privatización dejas, Juanjo.

GD Star Rating
a WordPress rating system
Tanta paz lleves como privatización dejas6.0103

2 Responses to “Tanta paz lleves como privatización dejas”

  1. Borja Terrés says:

    Sabemos algo de quien va a ser el nuevo consejero?alomejor se trae a Arias Cañete o algún caducado de esos que tienen por ahí, aunque no me extrañaria nada que se lo ofreciesen al presidente de sanitas.

    GD Star Rating
    a WordPress rating system
  2. Viene Lasquetti, hasta ahora consejero de inmigración. Imagino que serán la misma cosa. La privatización de los servicios públicos en Madrid es una estrategia premeditada que trasciende a las personas. La inició Lamela, la ha desarrollado y profundizado Güemes y este será el que la culmine (básicamente porque ya no les quedará nada por privatizar)

    GD Star Rating
    a WordPress rating system

Leave a Reply