Alivio fiscal y fin del Estado del Bienestar

Alguna vez he citado en este blog el libro No pienses en un elefante, un interesante repaso por las tácticas de comunicación política y “activación” de valores, actitudes y respuestas en la ciudadanía a través de mensajes políticos.
Los neocon estadounidenses inventaron muy habilmente el concepto de “alivio fiscal” para dulcificar y suscitar simpatía entre quienes asistían como votantes de clase media y trabajadora, al desmontaje del sistema de protección y bienestar social que se inició a comienzos de los ochenta.

Reagan mató a Roosevelt, al New Deal. Reagan comenzó la desregulación y destejió la red de seguridad que había permitido a los trabajadores contar con una fortaleza y una seguridad económica como nunca tuvieron. La política neoliberal en los EEUU, no solo aplicada por los republicanos, condujo a que en 2005 -en los prolegómenos de nuestra presente crisis- el 1% de la población poseyera nada más y nada menos que el 30% de toda la renta del país, cifra idéntica a la habida en los años veinte, justo antes de la Gran Depresión.

Las dos grandes crisis del capitalismo han tenido mucho que ver con la avaricia, la desregulación y el selvático proceder de algunos peces gordos de la economía falsa y la intangibilidad en combinación con incertidumbre y desprotección para familias y trabajadores.

Las políticas intervencionistas, de derechos laborales, inversión pública, protección y seguridad social del keynesianismo (que necesariamente reclama una política fiscal activa) redujo a la mitad la falla, la diferencia entre ese 1% y el 99% restante.
En los años del keynesianismo, el 1% de la población poseía un 12% de la riqueza nacional, lo que implica más riqueza en forma de derechos sociales y prestaciones en las capas intermedias de la sociedad. En aquellos años se pusieron en marcha ambiciosos programas de lucha contra la pobreza y la exclusión y se sentaron las bases de un sistema social de educación y salud que por desgracia, fueron truncados..

Pero bueno, acabemos con este excurso con el que solo quería evidenciar el cambio que supuso el ascenso y la perpetuación del reaganismo. Como se implantó un modelo con el amable lema del “alivio” en sustitución de otro que obviamente beneficiaba más a la gente común y menos, por ejemplo, a los vampiros de los seguros privados de salud (recomiendo ver el documental Sicko).

El destartalamiento del Estado, de lo público en favor de lo privado significa básicamente, abstencionismo del poder público a la hora de gestionar; significa que el poder público vende (o regala, si son generosos como lo es Espe con el Opus Dei) la tarea de gestionar los servicios, a las empresas privadas. Todo el mundo puede intuir el consiguiente adelgazamiento que se deriva de un Estado que no ejerce como tal. Aquí entra en juego el papel de los impuestos y sus bajadas, ofrecidas como un caramelo cuando llegan las citas electorales y presentadas como un “alivio” después de un consecuente y penoso esfuerzo, que son las tasas.

Como la comprensión del milagro de los panes y los peces queda reservada a unas pocas mentes iluminadas, resulta evidente que a menos fondos en el erario: menor capacidad para reequilibrar, restaurar o corregir desequilibrios, menor margen para la elaboración de unas políticas públicas básicas, esenciales e irrenunciables como la educación o la sanidad. Ahí comienza la subasta literal de los servicios, el trasvase desde lo público a lo privado, desde el servicio a la rentabilidad económica, desde la universalidad al previo pago.

Y ese es, por desgracia, el mensaje que triunfa y se impone. Ese es el agua envenenada que toca ambas orillas ideológicas: los impuestos son impopulares, con impuestos no se ganan unas elecciones, es preferible automutilarnos, renunciar a los 20.000 millones de euros que suponen las rebajas fiscales llevadas a cabo por PP-PSOE sólo en los últimos años, que perder ante las urnas.

Desde luego es más fácil (e irresponsable) hacer esto que hacer pedagogía, que explicar la socialdemocracia y el Estado del Bienestar, que explicar que quienes piden eliminar los impuestos de los yates son otros, que quienes naturalmente no quieren gravar los artículos de lujo y las grandes fortunas son otros, que quienes no quieren progresividad en los impuestos (quien más tiene más paga), son los que más tienen: quizás ese 1% al que me refería ut supra. La socialdemocracia nunca estuvo en esos postulados. No es su terreno.

Los impuestos son vistos como una carga que requiere de alivio, no son concebidos como un salvoconducto de derechos y oportunidades iguales para todos en el marco de un Estado Social. Triunfa el trasvase hacia lo privado, en lugar de una gestión razonable y positiva desde lo público.

En definitiva, la izquierda, la socialdemocracia pierde fuelle a medida que la política desde el Estado pierde relevancia como palanca de cambio de la sociedad. Con un estado desarbolado y débil que cede sus funciones y acude con cada vez más frecuencia a las externalizaciones, la política como ejercicio, sencillamente avanza hacia su final. Y también la democracia, porque los ciudadanos todavía podemos elegir al gobierno de, pongamos, la Comunidad de Madrid, pero no el consejo directivo de Capio, la empresa privada multinacional que gestiona buena parte de los nuevos, costosos, mal atendidos y precarios hospitales de la región.

Este es el “alivio” que nos prometían los neocon, esta es la fórmula triste y perversa con la que hemos acabado comulgando o, en el mejor de los casos, no hemos sabido evitar. Permitimos que los futbolistas multimillonarios del extranjero solo paguen un 24% de impuestos, eliminamos impuestos que sólo benefician a porcentajes exigüos de la población, seguimos teniendo unas tasas no del todo progresivas y algunas de nuestras medidas económicas (buenas en sí mismas, como los 400 euros, el plan 2000E o el cheque bebé) siguen sin serlo, siguen sin ser progresivas, perpetuándose la desigualdad.

En los impuestos, como en todo lo demás, los socialistas tenemos que seguir el camino de la pedagogía, tenemos que cultivar ese republicanismo cívico que Zapatero dice admirar, tenemos que alimentar la conciencia ciudadana y presentar los impuestos como la metafórica cuota de un carnet que acredita nuestra afiliación a un “club” del que deberíamos a estar orgullosos de pertenecer: la ciudadanía, donde encontramos una relación de derechos y obligaciones, obligaciones hacia nosotros mismos, ante la ley, pero también ante los demás, ante el resto de nuestros conciudadanos y especialmente hacia quien menos tienen.

El Estado Social y de Derecho no es un cajero automático. Es solidaridad, es “promover el progreso de la cultura y de la economía para asegurar a todos una digna calidad de vida” (comillas sacadas del preámbulo de nuestra Constitución española)

GD Star Rating
a WordPress rating system
Alivio fiscal y fin del Estado del Bienestar10.0101

20 Responses to “Alivio fiscal y fin del Estado del Bienestar”

  1. Vicente says:

    Estoy de acuerdo con tu interesante artículo, Alberto. La única objeción que pongo es que no haces referencia alguna a que la bajada de impuestos en las PYMES debería ser una prioridad para el gobierno, sea del color y en el ámbito que sea.
    También la desprotección que tienen actualmente muchos autónomos debería ser objeto de reflexión por parte de las autoridades. Quizá el modelo donde nos movemos con este colectivo va encaminado a lo que sugieres de ausencia de Estado, suplantado en la mayoría de los casos por planes de pensiones, seguros médicos privados, etc. Parecía que a este colectivo nunca le iba a faltar el trabajo, pero se ven en muchos casos en el paro y sin prestación alguna de la seguridad social.
    También esta, a veces inflada, crisis, ha sido utilizada por empresarios sinvergüenzas para recortar costes y empleados cuando la situación económica de la empresa señalaba enormes ganancias. Aún no se ha inventado pero algún día existirá algún tipo de control respecto a las plusvalías que generan las empresas privadas y que, en función de ellas, se vean limitadas u obligadas respecto a salarios y número de empleados.
    He aquí una utopía, pero soñar es, todavia, gratis.

    Vic

    GD Star Rating
    a WordPress rating system
  2. Anonymous says:

    Muy buena reflexión, compañero. Un saludo, hasta esta tarde.

    GD Star Rating
    a WordPress rating system
  3. snake says:

    Usted defiende la coacción del Estado que nos roba el fruto de nuestro trabajo.

    Yo le ofrezco la libertad: Quien quiera, que forme parte de una asociación privada de seguridad social en la que cada uno participe en función de sus recursos económicos o en función de lo que quiera. Y quien no quiera hacerlo, que no lo haga.

    Pero por favor, no obligue a nadie a participar o financiar cosas que no quiere. Cada uno debe de tener el derecho de disponer de sus bienes y recursos económicos para lo que crea más conveniente.

    "Las dos grandes crisis del capitalismo han tenido mucho que ver con la avaricia, la desregulación y el selvático proceder de algunos peces gordos de la economía falsa y la intangibilidad en combinación con incertidumbre y desprotección para familias y trabajadores."

    Pues deje que sean los irresponsables los que paguen las consecuencias, no toda la sociedad a base de socializar las pérdidas.

    "Ahí comienza la subasta literal de los servicios, el trasvase desde lo público a lo privado, desde el servicio a la rentabilidad económica, desde la universalidad al previo pago."

    Perdona, pero lo público tmb se paga: lo pagamos todos.

    Lo peor que existe para la economía son los monopolios, y el Estado es el mayor monopolio que existe. Elimine los monopolios, y la libre competencia hará que los precios disminuyan y la eficiencia aumente en beneficio de todos los ciudadanos.

    ""Y ese es, por desgracia, el mensaje que triunfa y se impone."

    Ojalá fuera así, pero no estoy muy seguro de ello. Hace unos meses vimos a Bush nacionalizar bancos como si se tratara del peor de los socialistas.

    "Los impuestos son vistos como una carga que requiere de alivio"

    Más que como una carga, yo los definiría como inmorales y como un atraco al ciudadano.

    "…el Estado pierde relevancia como palanca de cambio de la sociedad"

    Prefiero que sea el ciudadano libre el motor de cambio de la sociedad.

    "también la democracia, porque los ciudadanos todavía podemos elegir al gobierno [...], pero no el consejo directivo de [...] la empresa privada"

    Espero que algún día se acabe con la democracia, que no es más que la dictadura de la mayoría. En su lugar tendremos la libertad. Puede que no podamos elegir a los consejos directivos de las empresas, pero si que podremos elegir si queremos recibir un determinado servicio o no (hoy en día el Estado nos obliga a pagar por servicios que a lo mejor no queremos o necesitamos) y qué empresa queremos que nos facilite determinado servicio.

    En ese régimen de competencia, le aseguro que los consejos directivos se esforzarán en ofrecer mejores servicios para obtener más clientes.

    Un saludo

    GD Star Rating
    a WordPress rating system
  4. Alberto Ginel Saúl says:

    Bueno Snake, con tu "espero que algún día acabe la democracia" para sustituirla por la ley de la selva, creo que te retratas lo suficiente como para que yo me entretenga en darte una contestación muy larga, muy agria y en el fondo, muy innecesaria, pues insisto, te has contestado tú solo.

    GD Star Rating
    a WordPress rating system
  5. snake says:

    "No hay diferencia entre comunismo y socialismo, excepto en la manera de conseguir el mismo objetivo final: el comunismo propone esclavizar al hombre mediante la fuerza, el socialismo mediante el voto. Es la misma diferencia que hay entre asesinato y suicidio." Ayn Rand.

    Yo le ofrezco la libertad, a la cual usted teme y confunde con ley de la selva. Defender la libertad y la propiedad privada no significa estar en contra de la ley y de la solidaridad.

    GD Star Rating
    a WordPress rating system
  6. Alberto Ginel Saúl says:

    ¿Crees que los socialdemócratas no defienden la libertad y la propiedad?

    Necesitas dar un repaso a cualquier manual de teorías e ideologías políticas.

    "Quienes contraponen liberalismo y socialismo, o no conocen el primero o no saben los verdaderos objetivos del segundo" (Pablo Iglesias)

    "El socialismo encarna en sí el espíritu liberal más puro y amplio. Cuando triunfe dará a todos los seres humanos garantías de independencia y libertad que no han tenido jamás. En cuanto no triunfe, nadie peleará como él porque todos los ciudadanos gocen de la mayor suma de libertades" (Pablo Iglesias)

    "Soy socialista a fuer de liberal" (Indalecio Prieto)

    GD Star Rating
    a WordPress rating system
  7. snake says:

    ¿Cómo puede defender por un lado la propiedad privada y, por otro, que el Estado le robe al ciudadano un 40% de lo que gana gracias a su duro trabajo?

    Más claro aun: ¿Cómo puedo defender por un lado la propiedad privada y, por otro, la redistribución de la riqueza?

    GD Star Rating
    a WordPress rating system
  8. snake says:

    Por cierto, vaya usted con sus citas a Cuba, Venezuela, Corea del Norte, la URSS y a China. A ver si ahi tmb creen que el socialismo defiende la libertad.

    GD Star Rating
    a WordPress rating system
  9. Alberto Ginel Saúl says:

    Insisto, Snake, te hace falta consultar algún manual de teorías e ideologías políticas. Para encontrar las diferencias entre el socialismo dogmático de 1848 y la socialdemocracia a partir del final de la segunda guerra mundial. Podría ir con mis "citas" a Suecia, Dinamarca o Noruega. Nadie duda de los índices de libertad en esos países ni de su firme y avanzada democracia. Socialismo y libertad son sinónimos. Ya te he dejado clara mi opinión sobre los impuestos y el Estado del Bienestar, sobre lo que significan para certificar nuestra pertenencia a la sociedad. Cuestión que rechazas desde tu punto de vista radical, indolente e individualista.
    Visitas con frecuencia este blog, ya deberías saber lo que pienso de Cuba y Venezuela. Si no, te invito a buscar en el archivo.

    Un saludo

    GD Star Rating
    a WordPress rating system
  10. snake says:

    Conozco sus posturas ante Cuba y Venezuela, pero ha sido usted, y no yo, quien ha puesto citas de personas del s.XIX o principios del XX.

    El modelo sueco, a parte de llevar años en decadencia, esta basado en la baja densidad de población y en la exportación de materias primas. Obviamente, ni lo uno ni lo otro durarán mucho…

    GD Star Rating
    a WordPress rating system
  11. Alberto Ginel Saúl says:

    Usted ha puesto una cita de una anarco-capitalista. Una cita con la que podría ir usted perfectamente al África Subsahariana. ¿Sabe lo que hacen las multinacionales cuando tienen plena "libertad" ante Estados débiles?

    GD Star Rating
    a WordPress rating system
  12. Ricardo Evangelio i Moriano says:

    Snake usted defiende un ideario(anarco-capitalismo) que se basa ,como tambien erraria mucho antes Adam Smith,en obviar el estado de necesidad(un obrero y un empresario no parten de la misma situación,y el segundo es facilmente dominable).
    Además no mienta,el liberalismo y el anarcocapitalismo por mucho que no lo admitais no se basa en la libertad,se basa en la propiedad.Mundo de propietarios.El liberalismo y el anarco-capitalismo se basa en la defensa de la propiedad no de la libertad.
    Y planteas el darwinismo social,un darwinismo social que no analiza hechos necesarios,que tiene unas taras analíticas profundas,que esconde que una sociedad de propietarios no da una sociedad libre,unos individuos libres,sino unos individuos que acumulan sobre otros,y que acaba con los débiles ecónomicamente.Ya que la igualdad de oportunidades a la que apelan liberales o anarcocapitalistas es falaz.

    GD Star Rating
    a WordPress rating system
  13. Ricard Evangelio i Moriano says:

    Es más citas a Ayn Rand que no proclama la destrucción del estado sino minimizarlo(usarlo para el beneficio de la propiedad) ya que hasta yo se,Rand era liberal minarquista.
    Es más el anarcocapitalismo(que intenta apropiarse del prestigio del anarquismo,del aurea que tiene) es falaz,ya que el imperio de la propiedad tambien es una cohacción como lo puede ser el estado.
    No en vano es una falacia,ya que seconoce el origen del anarcocapitalismo(influenciado por la escuela austriaca) y las conexiones de estos con las elites,y a su servicio.

    GD Star Rating
    a WordPress rating system
  14. Ricard Evangelio i Moriano says:

    Ahora que releo todos los comentarios entre snake,Alberto y yo hemos desvirtuado el tema a tratar,xDDDD

    GD Star Rating
    a WordPress rating system
  15. Alberto Ginel Saúl says:

    Sí, es costumbre entre los contertulios de este blog y en su propio autor, acabar hablando de cosas -siempre interesantes, eso sí- distintas a las propuestas en el encabezamiento :)

    Le lanzo a Snake una pregunta. ¿Fue Thomas Pain, quizás el mayor defensor de los Derechos del Hombre y de las libertades individuales y hasta cierto punto, ideólogo de la trascendental revolución estadounidense, menos "liberal" por hablar en sus escritos explícitamente de "redistribución" de la riqueza, de Justicia Agraria, de impuestos progresivos y de las bases teóricas de la futura Seguridad Social? Y él nunca cuestionó la propiedad privada. El creía que cada derecho concatena un deber, una obligación para con la sociedad.

    Para mi, un liberal en sentido amplio es el que, además de defender las libertades individuales, aboga por las colectivas, y en el estado de naturaleza que parecen propugnar ciertos anarco-capitalistas, y como ha afirmado muy acertadamente Ricard, esa "libertad" propuesta por ciertos individuos derivaría de forma automática en la más absoluta opresión de los fuertes sobre los débiles.

    Como dijo el propio Thomas Paine: "todo el mundo coincide en que son más efectivos los brazos de la sociedad o del gobierno que el brazo propio a la hora de garantizarse seguridad a sí mismo"

    El Estado es, sencillamente, necesario. También concuerdo con Ricard: no se propone la eliminación del Estado, como si hablaran utópicos cenetistas, se pretende el minarquismo, la reducción del Estado hasta su mínima y más ridícula expresión no para garantizar la libertad de todos, que en teoría se derivaría de la extinción del Estado, sino, tan solo, para garantizar la libertad de los poderosos sobre el resto, algo así como un derecho de pernada global que nos tendría a todos como víctimas.

    Y a los primeros… a los trabajadores. Ya he oído en este país "argumentos" a favor de la eliminación del SMI. Nos han llegado los ecos de la jornada laboral de 12 o 13 horas diarias ¡12 o 13 horas! ¡a niveles del siglo XIX! ¿Esta es la libertad que se propone? Libertad para pactar el tiempo de trabajo con el empresario -el llamado opt out- ¿como podemos hablar de libertad? ¿acaso están al mismo nivel, con la misma capacidad de maniobra el empresario que el trabajador? este opt-out liberal, me suena a "aceptas trabajar en condiciones decimonónicas o te vas 'out'". Menuda libertad.

    Yo me considero liberal en lo político, desde luego. Pero en lo económico, en nombre de la sociedad, no puedo serlo de un modo absoluto y dogmático.

    Saludos

    GD Star Rating
    a WordPress rating system
  16. Alberto Ginel Saúl says:

    Al final de mi intervención quería decir "en nombre precisamente de la libertad", perdón.

    GD Star Rating
    a WordPress rating system
  17. snake says:

    "¿Sabe lo que hacen las multinacionales cuando tienen plena "libertad" ante Estados débiles?"

    No quiero Estados débiles, quiero ciudadanos fuertes.

    "Snake usted defiende un ideario(anarco-capitalismo)"

    No me gusta definirme, pero si tuviera que hacerlo lo haría como liberal-libertario. Es un término más ambiguo (lo reconozco), que abarca tanto minarquismo como el anarcocapitalismo.

    "un obrero y un empresario no parten de la misma situación,y el segundo es facilmente dominable"

    Olvide las clases sociales. El "obrero" será un ciudadano completamente libre que no tendrá xq dejarse dominar x nadie. Si no le gusta las condiciones q le ofrece, puede montar su propia empresa. (tenga en cuenta que si el Estado cobra menos impuestos, tramites y demás serán mas baratos).

    "Además no mienta,el liberalismo y el anarcocapitalismo por mucho que no lo admitais no se basa en la libertad,se basa en la propiedad"

    El derecho a la propiedad privada parte de la libertad. (tal vez sea un poco básico: http://www.youtube.com/watch?v=5KtTvX1Yz_Y)
    Para dicha libertad, también hay que poner fin a los monopolios (de ahi a querer limitar el Estado, ya que es el mayor monopolio que existe).

    "planteas el darwinismo social"

    Si. Es la competencia entre empresas la que provocará que estas nos ofrezcan productos y servicios más eficientes y a mayor bajo precio.

    Tampoco se trata de dejar morir de hambre a débiles y desfavorecidos, para eso esta la caridad o un Estado minarquista que se preocupe de ellos.

    ""redistribución" de la riqueza, de Justicia Agraria, de impuestos progresivos y de las bases teóricas de la futura Seguridad Social? Y él nunca cuestionó la propiedad privada. El creía que cada derecho concatena un deber, una obligación para con la sociedad."

    El concepto de redistribución de la riqueza siempre es socialista, lo diga Paine, Bush o Friedman. Pero, insisto, eso no quiere decir dejar morir de hambre a nadie.

    "además de defender las libertades individuales, aboga por las colectivas"

    No sé que son las libertades colectivas. Me recuerda al discurso rancio de los nacionalistas cuando hablan de derechos historicos de las naciones.

    "Como dijo el propio Thomas Paine: "todo el mundo coincide en que son más efectivos los brazos de la sociedad o del gobierno que el brazo propio a la hora de garantizarse seguridad a sí mismo""

    ¿confiar en el gobierno? Nunca.
    http://4.bp.blogspot.com/_E7G-VceeyYg/SkDqoDG5mzI/AAAAAAAAAIw/lBd2-LjIJZU/s1600-h/armas.jpg

    "no se propone la eliminación del Estado, como si hablaran utópicos cenetistas, se pretende el minarquismo, la reducción del Estado hasta su mínima y más ridícula expresión no para garantizar la libertad de todos, que en teoría se derivaría de la extinción del Estado, sino, tan solo, para garantizar la libertad de los poderosos sobre el resto, algo así como un derecho de pernada global que nos tendría a todos como víctimas.""

    La idea es reducir el Estado a su minima expresión, para que cada uno sea libre de utilizar el dinero que ha ganado trabajando en lo q quiera, y no se lo quiten para emplearlo en burócratas, rescatar empresarios irresponsables, cine, televisión publica, perseguir la prostitución y el consumo de drogas, sindicatos, iglesias, patronales,…

    Respecto a jornada laboral y sueldo mínimo, es algo que solo incumbe a empresarios y empleados (o sindicatos), no al Estado.

    Saludos!

    GD Star Rating
    a WordPress rating system
  18. Alberto Ginel Saúl says:

    ¿A quién incumbía el trabajo infantil en las minas? al empresario y al niño, ¿no?. ¿Si no hubiera venido el "pérfido" Estado y hubiera prohibido el trabajo infantil para sustituirlo por educación básica, crees que los empresarios hubieran renunciado gratuitamente a las manos de estos trabajadores que recibían una quinta parte del salario de un adulto por explotar vetas o por trabajar en la fábrica?

    Es el Estado el que garantiza que esto, y otras muchas cosas, no se produzcan. El Estado puede y debe proteger a los más débiles, NO por caridad, si no por DERECHO.

    GD Star Rating
    a WordPress rating system
  19. snake says:

    Bueno, los primeros no, xo si los terceros, tras el individuo en si y su familia.

    GD Star Rating
    a WordPress rating system
  20. [...] cierta medida ya abordamos esta tarea en otra ocasión [Alivio fiscal y fin del Estado del Bienestar] haciendo referencia al impacto de los coronados mensajes del neoliberalismo sobre nuestras [...]

Leave a Reply